Seguidores

domingo, 23 de octubre de 2011

La Conspiración de la Ficción

David y Stacy. Quince años. Residentes en Baltimore, Maryland.

-David está en un reformatorio, a causa de una pelea callejera con arma blanca.
-Stacy acaba de dejar a su noveno novio, a causa de su embarazo.

Es curioso ver cómo unos niños, de los cuales se esperaba un gran futuro, han terminado de esta manera. Muchos culpan a sus padres, quienes no estuvieron muy pendientes por culpa de sus jornadas intensivas; hay otros que se atreven a acusar a las compañías, ya que como podían observar, no eran muy buenas. No voy a negar que ello no influyese, porque estaría mintiendo. Pero os voy a contar la base de los cimientos de su destrucción.

Todo comenzó hará unos seis años, cuando sus padres decidieron pagar la televisión por cable, solo porque uno de los canales disponibles era para adultos, el padre vería a las atractivas actrices realizando shows lésbicos y la madre a los fornidos actores, despertando en ambos el deseo de que su pareja fuese uno de los presentes.

No hay que olvidar que habían más canales, uno de ellos estaba totalmente dedicado a chicas de entre ocho y trece años, el cual embelesó a Stacy hasta el punto de ser lo único que veía durante el día.
Las programaciones típicas solían ser dibujos animados en los que cinco o seis chicas eran muy amigas y ambas hablaban de ropa, fiestas y chicos. ¿Cómo pudo una simple serie modificar tanto la conducta de una niña? Esas entretenidas historias, que fueron como una hermana mayor para ella, le enseñaron que, con tal de tener novio y no estar sola, tienes que hacer todo lo que ellos quieran sin oponer resistencia; y que, para ser guay, tienes que acudir a muchas fiestas. Desgraciadamente, los chicos de la realidad no eran como los de las series, y en las fiestas se hacían muchas más cosas que bailar y llevar buenos modelos. Y, así es, como a día de hoy, Stacy está embarazada de dos meses y se plantea abortar.

Y, si prácticamente Stacy estaba viendo la televisión ¿Qué es lo que le pasó a David? Como consecuencia a la adicción de su hermana por el canal para chicas él y ella tenían constantes peleas sobre quién veía qué y cuándo. Sus padres, en vez de enseñarles que hay que compartir y valores esenciales que les servirán para toda la vida, decidieron comprarle a David la Play Station 2 junto con un pack de juegos que estaban de oferta. Estos juegos se basaban en la violencia y la destrucción a través de armas de fuego, granadas, etc. Lo cual le hizo aprender que en situaciones cotidianas en lugar de actuar con la palabra debía utilizar sus dos puños y algún que otro objeto que le permitiese ser más temible. Después de estos videojuegos, su obsesión pasó a las películas y series sádicas en las que el principal argumento eran las constantes muertes que sucedían a lo largo de la trama. Y, así es, como a día de hoy, David se encuentra en un reformatorio de un pueblo de Maryland, a causa de una pelea callejera comenzada por un pequeño empujón no intencionado.

A pesar de que esta historia es ficción (David y Stacy no son reales) actualmente estos tipos de videojuegos y series afectan mundialmente a miles de jóvenes. Tú puedes evitarlo.

domingo, 2 de octubre de 2011

Detrás de las Cámaras (sinopsis)

David es un chico de diecisiete años que reside con sus padres y su hermana de trece años en una ciudad de Carolina del Sur. Novio de Madison, una rubia oxigenada capitana del equipo de animadoras, y torturado con las constantes fotografías de su hermana pequeña tiene una vida, cuanto menos, apacible. Un día conoce a Ariana, que habita en los suburbios de la ciudad, y que consigue despertar un fuerte sentimiento en su interior ¿tal vez sea amor? ¿compasión? ¿pena? Sea lo que sea es como un gran imán que le atrae fuertemente hacia ella.

¿Cómo una palabra puede cambiar tanto la situación?

¿Qué pasaría si toda esa vida tan perfecta estuviese formada por actores que siguen un guión previo? Imagínate que Madison es una gótica que se ve obligada a llevar el cabello de una tonalidad rubia y se llama Sophie, la hermana de David es en realidad una joven de veinte años llamada Tiffany, conocida por aparecer en uno de los 'thrillers' más famosos del momento arrollada por un tren; Ariana es Scarlett, la hija del famoso actor Kevin Brown, a la que le han asignado el papel de protagonista porque el productor de la película tiene unas cuentas pendientes con su padre. Y David... David es un simple chico llamado Mason de veintitrés años que tras llevar cierto tiempo en el teatro consigue saltar a la gran pantalla. Sin embargo, la única razón por la que quiere ese papel es por Scarlett, su amor platónico desde los quince años y la única persona que su corazón puede albergar. Pero a veces las personas que elegimos amar no son las indicadas.
Porque el amor no es una elección, el amor surge.

Vale, vosotros me decís ¿Subo o no subo la historia?