Seguidores

domingo, 3 de febrero de 2013

La jaula de lágrimas


Aunque era una mañana cualquiera de un sábado cualquiera, nada era igual para Lucinda, la chica de tez pálida. Se sentía como si una espiral la absorbiera poco a poco hasta acabar con todo lo que ella creía conocer de sí misma. Así que decidió ponerse aquel chándal que solía utilizar hacía un tiempo y salió a correr.
Normalmente, Lucinda odiaba eso, porque la obligaba a meditar, y sólo pensaba en ella y en todo lo que debería y no debería haber hecho, clavándose en su corazón como grandes punzadas de remordimiento. Prefería enjaularse en su habitación con la excusa de estar cansada y la necesidad de que no se enfriaran sus tortitas con sirope matutinas. Pero hoy no, hoy tenía que correr.
Las imágenes de su infancia la atormentaban día y noche mostrándole a una niña con coletitas cuya mayor afición era ser feliz y, no era tan difícil, al menos eso recordaba. Solía ser el modelo de conducta de muchas madres y algunas niñas llegaron a odiarla porque ellas siempre la tomaban como referente; no obstante, eso no le importaba siempre que los viernes por la tarde su padre le proporcionara una gran fuente de caramelos.
¿En qué momento se convirtió en el experimento fallido de la Perfección?
Como método de autodefensa, se convencía de que perdió su habitual sonrisa a los once años, cuando su única hermana se fue a vivir a Noruega y no la había vuelto a ver después de que hubiesen pasado ya seis años. Sin embargo, sabía que no era por eso.
Lucinda se rascó el cuello, sentía como si la sudadera del chándal la oprimiera poco a poco hasta ahogarla en sus recuerdos. Le provocaba un calor sofocante, que la incitaba a retroceder, pero no podía, no quería.  Era como un castigo que la azotaba profundamente en su alma, castigo que ella creía merecer, ya que desde unos meses atrás su única fuente de energía procedía del dolor de los demás a causa de sus mordaces palabras, para saciar aquél que le provocaron hacía un tiempo.
De repente, se tropezó con una piedra. Acto seguido, cayó al suelo.
Observó sus delicadas manos, en las que ahora piedrecitas cubiertas de arena se incrustaban en sus palmas. Sintió que su mundo se resquebrajaba poco a poco con cada lágrima que aparecía en su inmaculado rostro. No era por la caída, sino por la frustración.
Cuando se levantó, se percató de que estaba en un lugar que antes consideraba como su segunda casa. Se asomó a la ventana de ésta, para recordar viejos tiempos en los que correteaba por ella. ¿Cuánto hacía que no hablaba con sus dueños? ¿Cuatro, cinco meses?
Entonces, unas imágenes comenzaron a aparecer en su mente. Recuerdos, lo llaman. Se veía recorriendo las mismas calles que había cruzado en ese instante a paso ligero. También llevaba chándal. Había salido a correr como todas las mañanas hacía. No obstante, hubo algo que hizo que se parara en el lugar en el que ahora se encontraba. Vio cómo su actual ex-novio y su antigua mejor amiga se fundían en un apasionado beso. Ella, sin comprender muy bien la situación, entró en cólera, separándolos a ambos de un empujón. No podía creer que aquella a la que había considerado durante tanto tiempo las únicas personas en las que era capaz de confiar plenamente estuvieran desafiándola a darse cuenta de que todo lo que sabía sobre la gente que la rodeaba era mentira. Después de esto, salió corriendo con el rostro cubierto en lágrimas y guardó el chándal, hasta hoy.
Sintió una descarga eléctrica emocional a lo largo de su espina dorsal, como si todo acabase de ocurrir en ese preciso instante. Tal y como aquel día, salió corriendo, escapando de una amenaza invisible, enfundada en lágrimas, mostrándose a sí misma que nunca podría superar ese dolor y precisaría el de otros para intentar volver a ser feliz.
Hay gente que siempre nos hará daño, pero el dolor que sus acciones nos produzcan dependerá de quiénes son. A veces pagamos con gente inocente nuestra frustración como si así pudiésemos vengarnos de aquellos que acabaron con nuestra autoestima. El mundo está lleno de obstáculos llamados decepciones, y es difícil sortearlos. La vida no es fácil y nunca lo fue.

21 comentarios:

  1. *_* me ha emocionado mucho Esperanza ^^ cada día que pasa escribes mejoR :)

    ResponderEliminar
  2. La vida no es fácil, el mejor arma para usar con tus amigos es sonreír. Soy una chica muy optimista, siempre le saco el lado bueno a todo, siempre sonrío, aunque pocas veces no lo muestre mi rostro, pero lo hago. Hay que enfrentarse a lo que nos asusta, no podemos escondernos en un arrepentimiento sin salida, debemos mirar mejor y hallarla. La vida es corta, atrévete cuando no te atreves.
    http://macherieladyartiste.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola , he escrito una novela y estoy buscando gente que la lea http://losviajespornaralon.blogspot.com.es/?m=1 podrias emplear tu tiempo en hacerlo ? Muchas gracias , besos

    ResponderEliminar
  4. Hola, Espe. Vengo de pasada por tu rincón y me ha apetecido leerte un ratito.
    Tengo que decirte que este texto me ha encantado. Es verdad que a veces proyectamos toda esa frustración que llevamos por dentro con gente de nuestro entorno que no tiene culpa de nada de lo que nos pasa, es un mecanismo de defensa muy común entre los seres humanos, que desafortunadamente, pocas veces podemos controlar.

    También es cierto que la vida está llena de obstáculos, pero no solo se llaman decepciones, sino también monotonía, tristeza, soledad... Pero bueno, si somos conscientes de que la vida solo se vive una vez, también tenemos que tener presente que no podemos estar pensando todo el rato en esos obstáculos, sino seguir siempre adelante.

    La vida no es fácil, pero está en nuestra mano hacerla más amena o no.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustsdo. Es verdad que a veces pensamos que la gente que nos rodea y son nuestros amigos la conocemos muy bien, en cambio a veces no es asi. Y a veces preocupa no conocer bien a las personas. Bonito relato

    ResponderEliminar
  6. LA verdad es que se un texto muy directo y sincero, lo cierto es que muchas veces todos necesitamos cosas asi, gran historia!
    Un beso, me paso ♥
    http://believebreathedream.blogspot.com.es/
    Pd: ⏃ Desde Gallifrey a Hogwarts ϟ

    ResponderEliminar
  7. Ni nunca lo será para nadie pero como dicen los tópico o típicos refranes: "No hay mal que dure cien años." O "El tiempo lo cura todo." O... Una cosa que hiciste, digo, lo que hizo Lucinda después de caer, levantarse!


    Pues si, en respuesta a si soy de Florida, lo soy oficialmente desde 2005. También soy de España aunque ya son siete (ni cortos ni largos) años que me fui.

    ResponderEliminar
  8. Es un texto precioso aunque el final es desesperanzador. El tiempo si que cura todo y no el ver los daños ajenos...
    Terminamos encontrando apoyos
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Que bonito escribes...
    me emociona

    un abrazo para esta semana
    ^^

    ResponderEliminar
  10. Hola cielo!
    Yo siempr eme baso en que el tiempo lo cura todo.
    Me encanta tu forma de escribir, metes tanto en tan poco espacio! Es genial Un beso! May R Ayamonte

    ResponderEliminar
  11. es cierto, a veces salir a correr te obliga a meditar, menos mal que por otra parte te quita el stress.. me ha encantado!
    www.cenicientanollevazapatos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. wow muy linda entrada!
    Me encanta tu blog, te espero por el mio!
    saludos :)

    ResponderEliminar
  13. Que razon tienen las ultimas lineas.

    Un besazo
    Mara
    http://muchasalypocoazucar.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  14. Hoola :3 pasatee porfass, me gustan mucho tus entradas.-
    Un beesin:)
    http://memoriasdeunaprincesa1.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  15. Oh dios mio que preciosidad. Las últimas líneas son tan ciertas, es que son tantas las decepciones y seguramente siempre lo pagamos con quien no tiene culpa. Es precioso el texto entero.
    http://queenofyourdreams.blogspot.com.es/ ♥

    ResponderEliminar
  16. La vida no es fácil pero siempre podemos ponernosla un poquito menos complicadas haciendo lo que verdaderamente sentimos, nos equivoquemos o no. Un besazo :D

    ResponderEliminar
  17. Increible blog! Me ha encantado el texto me sentido en muchisimas cosas identificada, pero lo que más me ha gustado ha sido las sabias palabras del final ' hay gente que siempre nos hará daño pero el dolor que sus acciones nos produzcan dependerá de quiénes son, toda la verdad! Te sigo de ya clarisimamente, y te dejo mi blog por si quieres pasarte que lo cree recientemente, espero que sí :) un besitoo

    http://blairchevaliers.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  18. duele las decepciones sobretodo si vienen de tus mas cercanos amigos pero en la vida es normal encontrar a gente así que te haga daño solo hay que aprender a ver quienes merecen la pena y quienes no aunque en ocasiones nos hagan derrumbarnos siempre podemos seguir adelante haciendo otras cosas e intentando ser feliz de nuevo!

    un saludo besos!

    Mery

    ResponderEliminar
  19. Hola, soy doloradictivo.blogspot.com.es he cambiado la dirección a http://cuandotedeseo.blogspot.com.es/ Perdón por este mensaje, no suelo hacerlo, pero no quiero perder el contacto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. que bonito! muchas gracias por pasarte por mi blog :D

    http://californiamadness.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  21. Dios mio que bien escribes y CUANTO escribes! Tienes que haberte costado un rato, porque ha quedado IMPECABLE! Todas tus entradas (Aun que no me las he leído todas), son geniales. Tienes una forma de narrar detallista y a la vez natural.

    Ademas quiero también añadir que me encanta la presentación de tu blog, BESOS GRANDES :3

    ResponderEliminar