Seguidores

domingo, 3 de agosto de 2014

El laberinto sin salida




Sera tenía quince años cuando entró en el laberinto. Había visto multitudes de veces cómo la gente entraba en ellos y se sumía en todas sus ramificaciones. En ocasiones, la monotonía de la vida era demasiado aburrida y ésta te pedía a gritos los altibajos de las preocupaciones. Por eso, entró en el laberinto.
Su único acompañamiento era una mochila, en la que llevaba varios entretenimientos por si se cansaba en el camino a la perdición. Pero Sera aún veía la luz de la salida del laberinto y ella quería adentrarse aún más en él, hasta que sólo la sumiera la oscuridad.
No obstante, hubo un momento en el que la oscuridad era bastante agobiante y ella, abrumada por esos altibajos que antes ansiaba sentir, decidió que era momento de salir de él y recuperar la monotonía de la alegría. En su mochila encontró un mapa con las bifurcaciones del laberinto; le costó un poco ubicar dónde se encontraba, pero finalmente pudo guiarse.
Un día, encontró a una chica de más o menos su edad –ahora dieciséis–. Ésta sujetaba una lámina de cristal. Mientras caminaban, ella le contaba que dependiendo de cómo le diera la luz al cristal, un lado se vería como si fuese un espejo o no. Entonces, la joven desconocida torció por la derecha, cuando el mapa decía que tenía que ir por la izquierda para salir del laberinto.

—Perdona —comentó Sera—, pero según el mapa para llegar a la salida tenemos que ir por la izquierda.
—¿En serio le vas a hacer caso a un puto mapa? —le recriminó la otra.

Sera se sintió estúpida, pues era verdad que un trozo de papel no iba a saber más que una persona.
La joven desconocida, cuyo nombre era Bebida, la llevó a una zona donde había más gente como ella. Todos llevaban utensilios varios: una pistola de silicona, cintas adhesivas y otras herramientas cuyos nombres desconocía. Se sentía mal porque era la única que no llevaba nada útil, sólo un estúpido mapa que nunca la llevaría a la salida. 
Durante unas pocas semanas, estuvo al lado de Tabaco, Cocaína (Coca para los amigos), Éxtasis y otros cuyos nombres no recordaba. Sin embargo, su relación con Tabaco era algo especial, se contaban todo y ella confió en él tanto como ella creía que él lo hacía. Por eso, cuando le pidió que quemara ese dichoso mapa, no dudó en hacerle caso.
A la mañana siguiente de hacer eso, se despertó sola. Sus hasta entonces amigos se habían marchado, tal vez volverían más tarde. Pero no lo hicieron. Pasaron lo que ella recordaba que eran días y días y seguía sola. Se dio por vencida, la habían abandonado y ahora tendría que continuar el viaje sin ellos y sin el mapa.
Tardó semanas en encontrar el camino sola. Le daba la sensación de que se adentraba más en él pero un día lo vio: esa luz que la acariciaba a ella y a todo el paisaje que veía antes sus ojos. Sólo le quedaba por cruzar ese rectángulo con complejo de marco de puerta sin puerta y sería libre.
Entonces, se chocó con algo. Una lámina de cristal la separaba del exterior. Sera no lo quería creer pero apostaba que era la misma que Bebida llevaba siempre consigo. En ese momento, todos esos utensilios que llevaban encima sus demás amigos comenzaban a formar parte de un maquiavélico plan para sellar el cristal y quitarle todas las oportunidades de ser la chica que era antes.
Golpeó el cristal con todas sus fuerzas, pero este no se rompía. Gritó, pero ninguno de los que pasaban la oían o siquiera la veían dado que estos, al pasar, sólo observaban sus reflejos. 
Los ojos se le llenaron de lágrimas, había confiado en quien no debía. Había rechazado la ayuda de aquellos que querían sacarla de esa pesadilla de laberinto, pero ella había preferido acercarse a los que sólo querían destruirla. Y ahora pagaba las consecuencias. 
Desesperanzada, se giró y se adentró en la oscuridad de la había salido. Todo laberinto tenía dos salidas y éste no sería una excepción, ¿verdad? ¿VERDAD?

He estado unos meses desaparecida y lo lamento mucho, pero este año cursaba segundo de bachiller y he tenido que poner todo mi empeño para sacar el curso con buenas notas (al igual que la Selectividad). Hace nada retomé mi otro blog y éste no iba a ser menos. También quería deciros que hace casi un mes hice tres años con este blog y no sabéis lo contenta que estoy ¡gracias a todos y espero que os haya gustado la entrada de hoy!

domingo, 9 de febrero de 2014

Al ritmo de las palabras



-¿Qué te pasa?

-Estoy deprimido. 

-¿Y eso?

-Nada, tonterías. 

-¿Es acaso la hipocresía de la gente lo que te deprime? ¿El tener que encajar en una sociedad a la que no perteneces? ¿Que tengas que fingir una sonrisa delante de todos cuando es mentira? 

-¿Qué dices? Soy feliz. Vale, sí, puede que mi vida no sea perfecta, pero estoy bien con mis amigos, con mi familia y con mi pareja. Es la música lo que me deprime. 

-¿Hablas en serio? Pero si la música es una de las mayores fuentes de inspiración que hay en todo el mundo. Te transporta a otros lugares, te hace llorar, reír... ¿Qué tiene de malo?

-Es una música estancada, bastante morbosa. No sabe tratar de otra cosa que no sea o sexo o la muerte. Me parece muy bien que los cantantes estén cachondos y necesiten tirarse al primero que ven en una discoteca, pero ¿no piensan que, al final, resulta un poco cansino? En cuanto a lo de la muerte no hace decir por qué deprime. ¿Qué ha pasado con la otra música, la música que enseñaba unos valores? La música antes era de otra manera, y lo más deprimente que podías oír era una canción sobre el desamor. No quiero decir que ahora no hayan canciones que hablen de otras cosas, pero no es lo que más se oye en la radio, ¿o me equivoco?

-Podrá resultar todo lo cansino que quieras, pero la música más comercial suele hablar siempre de sexo, o al menos lo insinúa. Y la música sobre la muerte, no habla realmente sobre ella, sino sobre los sentimientos del cantante que los plasma de esa forma. ¡Ah, y te olvidas de las canciones que hablan de las fiestas o de las drogas!

-No me he olvidado. Tarde o temprano, acaban hablando de sexo. No falla nunca -saca su MP3 del bolsillo-. Y como, por desgracia amigo, mis quejas no van a cambiar nada, voy a escuchar música para deprimirme un poco más. 

miércoles, 5 de febrero de 2014

RELACIONES ESTREPITOSAS: Marcie Millar

La semana pasada os dí tres opciones referidas a parejas para la entrada de hoy. Vosotros habéis decidido. La opción ganadora ha sido Hush Hush de Becca Fitzpatrick. Así que hoy tenemos...


¡A Marcie Millar en Relación de Amor-Odio!

Aunque sea de las pocas, y parezca mentira, adoro a esta cerda anoréxica. No quiere decir que no me guste a Vee y a Nora, pero es tan mala, tan odiosa que la adoro. 
En el primer libro no tiene un papel muy importante, pero a partir del segundo deja relucir toda su arrogancia. Creo que la trama hubiese decaído en muchos puntos si no hubiese sido por ella. Sinceramente, no sabías realmente qué era lo siguiente que tenía planeado hacer, y si sus intenciones eran buenas o malas.
Me encantó eso de que Marcie fuera casi la mano derecha de Nora en Finale, y aunque ella lo hacía por el interés, disfruté mucho con esas escenas.  
Sin embargo, se ganó mi más merecido odio en una escena de Finale, debido a lo que hizo y sus repercusiones en Patch y Nora (quienes hayáis leído el libro sabréis a qué me refiero). Después de esto, todo el cariño que podía sentir por este personaje desapareció, aunque no dejé de pasármelo bien con las escenas anteriores (como la pelea de gatos con Vee). 
¿Qué pensáis vosotros? ¿Habéis leído Hush Hush?

Y esta semana toca...

¡ESCENAS DE LIBROS!

Relación de amor: Oscuros - Lauren Kate

Relación de amor-odio: Hermosas Criaturas - Kami Garcia & Margaret Stohl

Relación de odio: Night School: El Legado - C. J. Daugherty

Se admiten propuestas :)
----------------------------------------------------------
Para los que no sepáis de qué trata esta sección:

¿Qué es Relaciones Estrepitosas?Relaciones Estrepitosas es una sección que subiré todos los miércoles en la cual criticaré, adoraré, idolatraré... cualquier cosa relacionada con el mundo de la lectura (ya sean personajes, parejas, escenas, libros de sagas, etc.). ¿Por qué Relaciones Estrepitosas? ¿No os ha pasado que habéis tenido relaciones de amor, odio o amor-odio con algo sobre un libro? Pues en esta sección yo mostraré lo que pienso sobre algunos de estos aspectos. 

Las categorías son las siguientes: 

Relaciones de amor:
-Relaciones de amor: Me encanta por encima de todo.
-Relaciones de ¿amor?: Me encanta, pero hay algo que a lo mejor cambiaría. 

Relaciones de amor-odio: En un pasado me gustó pero ahora lo odio o viceversa. O tal vez me gusta y lo odio cada dos por tres. 

Relaciones de odio:
-Relaciones de odio: No lo soporto para nada. 
-Relaciones de ¿odio?: No lo soporto, pero se salvaría en algo. 

Después de daros estas opciones (amor, amor-odio y odio) con su correspondiente libro o saga, os toca votar. Sí, vosotros decidís sobre qué  tema hablaré el próximo miércoles. El sistema de votaciones será a través de comentarios, o menciones a @xSliinee o e-mail a tentacionessky@gmail.com (en el caso de que no tengáis cuenta Blogger u os parezca más rápido). Lo único que sabréis será el título de la obra, de forma que no sepáis exactamente hasta el mismo día el personaje, relación, escena... de la que voy a hablar. ¿Que has leído los libros en los tres casos? Perfecto. ¿Que no has leído alguno? No pasa nada, elige el que sí hayas leído. Igualmente, en esta sección no daré spoilers de modo que quienes no hayáis leído las historias conozcáis algunos aspectos que os puedan gustar o definitivamente echar para atrás. 

Las votaciones duran de miércoles a domingo. 

¡Espero que os guste!