Seguidores

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Acoso Escolar.

Tessa Hanks. Rubia. Ojos marrones. Dieciséis años. Paradise. Nevada.

Cerró la puerta de su habitación con delicadeza para que su madre no notase la amargura que transmitían las lágrimas que aparecían tímidamente en sus ojos. Arrojó la pesada mochila a la cama provocando un impacto cuanto menos molesto.
Poco a poco fue sentándose en el suelo mientras que su único respaldo por el momento eran las incómodas formas con relieve de la blanca puerta. Sus sollozos eran silenciosos, era demasiado mayor como para contarle a su madre que no estaba contenta con la situación familiar, que no le agradaba que su hermano pequeña cotilleara sus cosas cuando ella no estaba presente y no le gustaban sus compañeros de clase.
Su clase, sí, ese grupo de monstruos con aspecto humano que no habían dejado de hacerle la vida imposible desde hacía casi tres años. Todo comenzó cuando Elizabeth Tanner, de origen canadiense, se mudó a Nevada. Se mostró amable con ella en todo momento e incluso llegaron a ser buenas amigas durante la primera mitad del  curso. 
Un día, ella decidió juntarse con el grupo de los marginados, pero el grupo se componía de tantas personas que ya no era un grupo marginal, sino una gran potencia a la que todos temían, dado que se encargaban de pagar su resentimiento con aquellos a los que les lanzaban un disparo verbal y estos dejaban que la sangre fluyese sin aplicar una venda ni extraer la bala cargada en insultos. Así que era mejor no te apuntasen.
Le parecía gracioso pensar que desde hacía treinta y tres meses recibía disparos, todos ellos procedentes  de pistola de Elizabeth, cómico ¿verdad? Lo que más gracia le hacía era cuando su madre, con esa sonrisa complaciente que siempre le dirigía, le preguntaba por su amiga "Liz"; más de una vez deseó decirle que hacía semanas que no entablaba una conversación en la que no acabara hiriéndola con su arma de fuego.
Conscientemente, se levantó y se dirigió a su cama, donde se encontraba una mona de peluche que le había regalado su verdugo, recordaba cómo le decía que los de la tienda decían que era un macho, no obstante, ella siempre pensó que tenía cara de hembra*.
No aguantando más el dolor, desesperada, acudió al refugio de azulejos blancos y baldosas azules. El baño. 
Se miró en el espejo, su nariz se mostraba congestionada a causa del llanto y sus ojos vidriosos desechaban las lágrimas que su insegura personalidad iba formando. Después, agarró la parte derecha del espejo y descubrió lo que se encontraba en su interior: todo tipo de utensilios de uso diario.
Podría haber cogido la crema hidratante con aroma de coco, el gel de baño para prepararse una ducha relajante o simplemente la colonia para aplicársela alrededor del cuello. Pero se decantó por las cuchillas de afeitar que utilizaba su hermano pequeño, quien no estaba muy experimentado en ese campo, y sacó la que más se asomaba, como si ésta le rogase que la cogiera.
Subió la manga de su sudadera negra y clavó la fina lámina de acero inoxidable en su piel, concretamente en la muñeca, a la vez que observaba con atención otras cicatrices que tenía producidas por los múltiples cortes que se había realizado. 
Cualquiera hubiese dicho que estaba loca, que había perdido la razón, que necesitaba ayuda. No era así. Ella estaba bastante cuerda. Era la situación la que le desequilibraba. Pero ver cómo manaba la sangre y desembocaba en el desagüe del lavabo suponía  un gran alivio para ella. Lo hacía con la esperanza de ver cómo las balas de la señorita Tanner desaparecían de su más profundo ser y, junto con las penas, eran olvidadas en las tuberías.Una vez lo hizo no pudo evitar esbozar una sonrisa satisfactoria en su rostro.
                                                     El martirio había llegado a su fin por hoy.

*El detalle de la mona de peluche es un homenaje a la mona Chita, que salió en la película de Tarzán y murió la pasada Nochebuena ¡Te queremos, Chita!

martes, 27 de diciembre de 2011

¡Hola a todos! Papel de Tinta Negra ha decidido hacer un concurso, al que me voy a presentar, denominado "Premios Papel de Tinta Negra".

Habrán varias modalidades, donde cada una necesitará unos requisitos diferentes:

-Premio a la mejor historia.
-Premio a la mejor poesía.
-Premio al mejor blog.
-Premio al mejor diseño.
-Premio al mejor blogguero.

Como premio él hará publicidad de los cinco blogs ganadores en Papel de Tinta Negra.

Para más información:

PD: Yo me presento al mejor blog, diseño y blogguero ;)

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Relato Navideño + ¡¡¡100 seguidores!!!

Observaba con desdén a mi hermana desde la mesa donde ella se encontraba. Escribía con ansía su carta a Santa Claus, llenando la lista con nombres de juguetes que ni siquiera conocía ni quería, tan solo deseaba saciar el capricho de ver el salón la mañana del veinticinco de Diciembre repleto de envoltorios con colores chillones y estructuras cuanto menos rectangulares.
Ya hacía mucho tiempo que había perdido la ilusión por la Navidad y los regalos, no quiero decir que no me agradara poner el árbol y decorarlo con las diversas bolas de cristal que lo dotaban de una perfección similar a la de un villancico popular, sino que con los años al igual que la juventud de una persona se marchita tan rápido como la hoja de un árbol al llegar el otoño fui perdiendo la emoción de estas fiestas.
Recuerdo haber sido como Meaghan, y apuntar cuanto observaba en el catálogo -concretamente en la sección que destacaban con una franja rosa- solo porque me gustara la fotografía del juguete aun ni sabiendo la utilidad que tenía o si iba a jugar realmente con él.
Sus bucles dorados se movían ágilmente a la vez que asentía inconscientemene mientras anotaba con un bolígrafo de tinta negra sus recompensas por haber sido una niña "muy buena" durante todo el año.
Yo tan solo me dignaba a esperar el milagro de que el bueno de Santa me trajera al menos un móvil nuevo que, creedme, no costaría mucho más que los regalos de la caprichosa de mi hermana. Tan solo deseaba sustituir mi viejo y estropeado móvil por uno más sofisticado, puede que una Blackberry. Pero como la indeseable de Meaghan ya había llenado el cupo de gastos con sus regalitos y yo ya era "mayor" puede que lo único que obtuviese aquella mañana fuese un conjunto de ropa que no costase ni una tercera parte de lo que lo hacían los suyos.
Una vez vi que terminó de escribir su carta se la arrebaté de las manos, provocando en ella una reacción de sobresalto. Comencé a leer escrupulosamente la lista, en ella se encontraban incluso juguetes que no habían sido ni anunciados por televisión, y que seguro que no había tenido ni idea de su existencia hasta verlo en el catálogo.
Una vez visto que había pedido en total diecisiete inservibles juguetes realicé una mueca de desprecio, que mostraba mi más profundo odio hacia esa pequeña niña de ocho años.
-Meaghan, si pides tanto vas a conseguir que Santa no pueda traerte muchas cosas de las que hay aquí-señalé la lista con el dedo índice-todo esto es muy caro.
Ella me miró con recelo y tras meditarlo muchas veces sacó la lengua como señal de lo idiota que pensaba que era. Ambas sabíamos que iba a recibir todo lo que había pedido, sin importar que esto nos afectase después a nuestra vida cotidiana.
-¡No seas ridícula!-comentó después de un gran silencio-, los regalos los fabrica Santa Claus en su guarida. Igualmente-realizó una pausa-, él es mágico, puede hacer aparecer el dinero con tan solo desearlo.
Tras esto, cogió su carta y se levantó de la silla con decisión. Dejó la carta sobre la encimera, donde se mantendría hasta el día que pudiera hacérsela llegar al, según ella, "gran mago". Una vez observó que la estancia navideña se encontraba sin ningún cambio significante acarició su calcetín rojo y suspiró.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Movió las manos con destreza quitándose las pocas motas de polvo que su chaqueta negra había recogido durante las últimas tres horas. Era un maniático con respecto a esas cosas, siempre debía ir impecable; tal vez era la misma manía que padecía su amo.
Su amo, esa persona que aún despertaba asombro y misterio en él, sin importar las muchas décadas que llevaban él y su padre a su servicio; al contrario, cuanto más sabía de él menos creía conocerlo. Desconocía su edad real, pues siempre le daba cifras redondeadas sin ninguna relación con la anterior. Aunque tenía el rostro de un joven sabía perfectamente que era mucho más mayor, en cuanto a años se refería, que él.
En los lugares por los que habían pasado cuando disfrutaban de la dichosa vida alemana se le llamaba «El Sin Nombre», dado que aparte de marchar de un lugar a otro en cuestión de meses con su criado Bertram –o mayordomo, como deseaba llamarse– el conocimiento de su nombre era como un profundo abismo que no tenía fin. Una vez, cuando Bertram no tenía más que nueve años le rebeló que se llamaba Frederick von Eckermann, e incluso en ocasiones se había cuestionado si había sido del todo sincero.
Inspiró hondo y exhaló con suavidad, como si intentase no apagar una vela. Siempre había detestado cambiar de aires, no deseaba dejar a gente con la cual ya había estrechado lazos para intimar con otras personas de las que tendría que despedirse el día que menos lo esperara; pero le había resultado peor la idea de tener que marcharse a Inglaterra. A lo largo de su precipitado aprendizaje en el lenguaje y la cultura inglesa Frederick hablaba sobre algunas de sus anécdotas cuando había residido en Londres durante la Primera Revolución Industrial; Bertram había escuchado asombrado todas esas historias como si de un propio recuerdo suyo se tratara.
Abrió la puerta de la oscura carroza realizando una simple maniobra. Se mostró cabizbajo, era una costumbre suya cuando su amo salía de un carruaje, no tenía que haber contacto visual, Frederick siempre lo había preferido así. Bertram obedecía principalmente no porque estuviese a su servicio y le debiera respeto sino por el temor que sentía hacia él. Allá por donde pasaban ellos dos el caos dejaba su esencia como las damas lo hacían cuando se aplicaban sus perfumes.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Entré a la clase, la cual se debatía entre el bullicio que provocaban los alumnos al hablar entre sí sobre cómo el verano había transcurrido y lanzando intentos frustrados de aviones de papel sin ninguna dirección a la que ir. Uno de ellos llegó a colisionar en mi melena haciendo que éste parara su rumbo y se enganchase en mi cola de caballo recién hecha.
Una vez el avión de papel pasó a mis manos se convirtió en una arrugada bola de papel que acabó tirada a la basura. Me senté delante de un grupo de cuatro amigos –dos chicas y dos chicos– en el que una de las chicas hablaba sobre cómo había perdido la virginidad con un estudiante de intercambio italiano. Sus ondas rubias, entremezcladas con mechones de color azul dejaban al descubierto que lo único que hizo con ese italiano fue saludarle cordialmente. No obstante, sus amigos la miraban sorprendidos, pidiéndole detalles que nunca ocurrieron.

domingo, 23 de octubre de 2011

La Conspiración de la Ficción

David y Stacy. Quince años. Residentes en Baltimore, Maryland.

-David está en un reformatorio, a causa de una pelea callejera con arma blanca.
-Stacy acaba de dejar a su noveno novio, a causa de su embarazo.

Es curioso ver cómo unos niños, de los cuales se esperaba un gran futuro, han terminado de esta manera. Muchos culpan a sus padres, quienes no estuvieron muy pendientes por culpa de sus jornadas intensivas; hay otros que se atreven a acusar a las compañías, ya que como podían observar, no eran muy buenas. No voy a negar que ello no influyese, porque estaría mintiendo. Pero os voy a contar la base de los cimientos de su destrucción.

Todo comenzó hará unos seis años, cuando sus padres decidieron pagar la televisión por cable, solo porque uno de los canales disponibles era para adultos, el padre vería a las atractivas actrices realizando shows lésbicos y la madre a los fornidos actores, despertando en ambos el deseo de que su pareja fuese uno de los presentes.

No hay que olvidar que habían más canales, uno de ellos estaba totalmente dedicado a chicas de entre ocho y trece años, el cual embelesó a Stacy hasta el punto de ser lo único que veía durante el día.
Las programaciones típicas solían ser dibujos animados en los que cinco o seis chicas eran muy amigas y ambas hablaban de ropa, fiestas y chicos. ¿Cómo pudo una simple serie modificar tanto la conducta de una niña? Esas entretenidas historias, que fueron como una hermana mayor para ella, le enseñaron que, con tal de tener novio y no estar sola, tienes que hacer todo lo que ellos quieran sin oponer resistencia; y que, para ser guay, tienes que acudir a muchas fiestas. Desgraciadamente, los chicos de la realidad no eran como los de las series, y en las fiestas se hacían muchas más cosas que bailar y llevar buenos modelos. Y, así es, como a día de hoy, Stacy está embarazada de dos meses y se plantea abortar.

Y, si prácticamente Stacy estaba viendo la televisión ¿Qué es lo que le pasó a David? Como consecuencia a la adicción de su hermana por el canal para chicas él y ella tenían constantes peleas sobre quién veía qué y cuándo. Sus padres, en vez de enseñarles que hay que compartir y valores esenciales que les servirán para toda la vida, decidieron comprarle a David la Play Station 2 junto con un pack de juegos que estaban de oferta. Estos juegos se basaban en la violencia y la destrucción a través de armas de fuego, granadas, etc. Lo cual le hizo aprender que en situaciones cotidianas en lugar de actuar con la palabra debía utilizar sus dos puños y algún que otro objeto que le permitiese ser más temible. Después de estos videojuegos, su obsesión pasó a las películas y series sádicas en las que el principal argumento eran las constantes muertes que sucedían a lo largo de la trama. Y, así es, como a día de hoy, David se encuentra en un reformatorio de un pueblo de Maryland, a causa de una pelea callejera comenzada por un pequeño empujón no intencionado.

A pesar de que esta historia es ficción (David y Stacy no son reales) actualmente estos tipos de videojuegos y series afectan mundialmente a miles de jóvenes. Tú puedes evitarlo.

domingo, 2 de octubre de 2011

Detrás de las Cámaras (sinopsis)

David es un chico de diecisiete años que reside con sus padres y su hermana de trece años en una ciudad de Carolina del Sur. Novio de Madison, una rubia oxigenada capitana del equipo de animadoras, y torturado con las constantes fotografías de su hermana pequeña tiene una vida, cuanto menos, apacible. Un día conoce a Ariana, que habita en los suburbios de la ciudad, y que consigue despertar un fuerte sentimiento en su interior ¿tal vez sea amor? ¿compasión? ¿pena? Sea lo que sea es como un gran imán que le atrae fuertemente hacia ella.

¿Cómo una palabra puede cambiar tanto la situación?

¿Qué pasaría si toda esa vida tan perfecta estuviese formada por actores que siguen un guión previo? Imagínate que Madison es una gótica que se ve obligada a llevar el cabello de una tonalidad rubia y se llama Sophie, la hermana de David es en realidad una joven de veinte años llamada Tiffany, conocida por aparecer en uno de los 'thrillers' más famosos del momento arrollada por un tren; Ariana es Scarlett, la hija del famoso actor Kevin Brown, a la que le han asignado el papel de protagonista porque el productor de la película tiene unas cuentas pendientes con su padre. Y David... David es un simple chico llamado Mason de veintitrés años que tras llevar cierto tiempo en el teatro consigue saltar a la gran pantalla. Sin embargo, la única razón por la que quiere ese papel es por Scarlett, su amor platónico desde los quince años y la única persona que su corazón puede albergar. Pero a veces las personas que elegimos amar no son las indicadas.
Porque el amor no es una elección, el amor surge.

Vale, vosotros me decís ¿Subo o no subo la historia?

sábado, 17 de septiembre de 2011

La Lluvia

Miré la ventana, unas nubes grises amenazaban con atacar lanzando temibles gotas de lluvia, acumuladas durante todo el verano, y que ahora se acercaba su fin era el momento de salir de su escondite.
Recordé cuando era pequeña, todas las veces que llovía me sentía refugiada entre sus gotas aunque siquiera las rozara con los dedos. No me encontraba sola, la lluvia me observaba y cuidaba de mí. Parece la mayor tontería del mundo, pero cuando tienes seis años, te sientes sola y tus únicos acompañantes son tus visiones y tus juguetes buscas en cualquier sitio un poco de protección. También me daba muchas veces la sensación de que el mundo estaba triste cuando llovía, por lo que me alegraba pensar que al menos no era la única que se encontraba decepcionada y resentida con la vida. Sin embargo, cuando salía el arcoíris me enfadaba –me acuerdo de mis compañeras del colegio diciendo “¡Mirad, chicas! ¿No creéis que el arcoíris es precioso?” y yo siempre me reía por lo bajo, pensando que en realidad estaban mintiendo y compartían la misma opinión que yo–, porque, pensaba que al mundo ya se le había pasado la tristeza y yo, en cambio, continuaba igual. Aquel día, cuando vi que iba llover sentí algo de indiferencia por ella, pero rechacé completamente la idea de volver a presenciar el arcoíris, mi espíritu de niña saldría a la luz de nuevo y lo rechazaría pensando que el mundo ya está alegre.

¡Hola, hola! Como ya sabéis, las vacaciones ya acabaron y hemos tenido que volver a la rutina. Y, este año, como último de la ESO que es, me apetece ponerme las pilas, por lo que solo me conectaré los viernes por la tarde y en día ocasionales. He estado muy ocupada esta semana, por lo que no tuve tiempo de escribir algo nuevo. El relato "La Lluvia" pertenece a un fragmento de mi libro -como otros tantos que ya habéis leído-. Por eso estaré un poco ausente durante la semana y solo subiré relatos una vez por semana.
Y esto es todo, espero que lo entendáis :D
PD: El día 22 de Septiembre es mi cumple ^^

viernes, 9 de septiembre de 2011

El Secreto de los van der Woodsen

31 de julio de 1951

Ojeaba el periódico sin leer absolutamente nada. Simplemente pasaba las hojas por puro aburrimiento como si no hubiese nada más interesante que hacer. Sin embargo una de las noticias le incitó a dejar durante unos minutos la misma página antes sus ojos.
Por lo que parecía, uno de los van der Woodsen había fallecido unas horas atrás por causas naturales. ¿Qué haría ahora la pobre de su nieta? Era huérfana, así que lo más seguro es que ingresara en un orfanato. Le enfurecía ver que fuese noticia la muerte de la mujer del mayor pilar de los van der Woodsen, cuando había sido su marido quien había obtenido una gran fortuna gracias a su fábrica -y aún más que alguien que tenía aún menos que ver, como su nieta, apareciese en una fotografía de primer plano como si fuese la mismísima Marilyn Monroe-.
Lanzó el periódico, esperando a que se produjese el sordo ruido al impactar con la puerta hecha de madera barnizada, pero no fue así. Una joven entró en la habitación en ese momento, haciendo que las finas hojas del periódico chocaran con su falda de seda roja.

-¡Pero si es Mr. Tranquilidad enfadado!-preguntó mientras se sentaba encima del joven-. A ver, ¿qué te pasa?

Lo único que utilizó como respuesta fue un resoplido que podría haber conseguido derrumbar a la gran Torre de Pisa. Ella cogió el periódico había conseguido desbordar el vaso del joven lleno en paciencia. Pasó las hojas intentando llegar a la página que había obligado a lanzar la agrupación de éstas al vestido. Cuando llegó a tal página y leyó la noticia su rostro se iluminó.

-¿Sabes qué? Tengo la certeza de que la nieta de los van der Woodsen nos va a ser de gran ayuda. Yo que tú ya estaría haciendo las maletas para ir a Colorado.
-¿Llamo a los chicos?-preguntó mientras tomaba un trago de licor.

La joven le lanzó una mirada algo pícara consiguiendo intimidarle. Cuando realizaba esa mirada -acompañada como siempre de una carcajada que le permitía enseñar las muelas- quería decir "Está claro, necio".

-¡Por supuesto! Esto será una aventura en "familia".

PREMIOS ♥

¡Hola, hola! Bueno antes de subir nueva entrada me gustaría repartir los siguientes premios que me han otorgado personas maravillosas. ¡Muchas gracias!
----------------------------------------------------------------------------------------------------

Premios a un "BLOG AMIGO"


Enlace

Otorgado por Sondra Vive en la Luna (una gran persona con una gran historia) de: Crónicas de Una Tía Cualquiera

Reglas:


- Anunciar el premio en una entrada.
- Otorgar el blog a 10 blogs amigos
- Poner el link del blog que lo ha premiado.
- Avisar a los ganadores.
- Compartir una frase favorita y porque elegiste esa frase.

Los 10 blogs amigos son:

http://nati-unmundodeverdad.blogspot.com/
http://huyendo-dela-realidad.blogspot.com/
http://amormasalladelaunicidad.blogspot.com/
http://somethingstriggeredmma.blogspot.com/
http://amoradosbandas-rebeca.blogspot.com/
http://sielmundodicenegro.blogspot.com/
http://mundo-no-perfecto.blogspot.com/
http://dondeseparaeltiempo.blogspot.com/

http://sjuntos.blogspot.com/
http://deathandnightmares.blogspot.com/

Frase favorita:
Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
EnlacePremio "Ángeles Que Te Llevan al Cielo"


Otorgado por Charlotte (escribe genial) de La Luz de mi Oscuridad
Otorgado por Escribir Sin Cesar (embelesan con su escritura) de Recuerdos
Otorgado por Nati (escribe de fábula y tiene un corazón que no le cabe en el pecho) de Un Mundo De Verdad

Reglas:

- Anunciar el premio en una entrada junto con la foto.
- Otorgar el premio a 10 blogs, sin importar si ya lo han recibido anteriormente.
- Poner en la entrada los blogs premiados y un enlace a estos.
- Avisar a los premiados.
- Responder a la pregunta: ¿sacrificarías el cielo por una persona importante para ti?

Y estos son los 10 ángeles que me llevan al cielo:

http://trocitosdemi2.blogspot.com/
http://dospolosopuestos.blogspot.com/
http://the-dark-light95.blogspot.com/
http://tinieblass.blogspot.com/
http://sofiaenwonderland.blogspot.com/
http://cronicasdeunatiacualquiera.blogspot.com/
http://amaneceresqueelolvidoquiererecordar.blogspot.com/
http://lululaila.blogspot.com/
http://librobichoraro.blogspot.com/
http://ghostofmemoriesgirl.blogspot.com/

Sacrificaría el cielo sin pensármelo dos veces por una persona importante.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Anorexia.

Sarah. Dieciocho años. Rubia. Ojos azules.

Estaba enfrente del water, observando cómo poco a poco el agua se llevaba el bizcocho de chocolate cargado en remordimiento. Ahora era más ligera, sus pies se elevaban como si fuese una pluma en busca de su ala. Ella buscaba su lugar, ser una princesa. Las princesas eran guapas y delgadas, y se casaban con un príncipe guapo y delgado. Se miró en el espejo ¿cómo podía ser una si estaba gorda y fea? Las cartucheras sobresalían de un modo amenazante en su cuerpo, haciéndola sentirse más insegura aún. Pero en realidad esa grasa acumulada es las marcas que producen sus caderas al estar tan delgada.
Parecía mentira que hubiese engordado 200 gramos por la tontería que acababa de hacer, se pasaba el día contando calorías para que luego un descuido le hiciese retroceder.
Muchas veces, deseaba destruir el distorsionador de imágenes perfectas -el espejo, para ser más clara- de un manotazo; sentir cómo su estructura sólida se rompe y desparecen todos los problemas.
Su círculo de amigos y familiares le decían constantemente que necesitaba ayuda; eso le hacía reír. Si ella no la pedía era claramente porque no precisaba de ella... bueno, sí, sí que necesitaba ayuda. Tenía que estar más delgada, porque ni siquiera la curva que marcaban sus costillas le mostraban cuándo debía parar. Su única amiga era la báscula, quien le reñía cuando se pasaba con la comida y le premiaba al perder peso.
Le parecía cómico que la chica más deseada -y manoseada- de su clase fuese una con unos muslos tan grandes que parecían toneles. ¿Por qué no se fijaban en ella, que rebosaba de salud con cuarenta tres kilos? ¿Preferían a una foca de cincuenta y dos?

Lo que gente como ella no saben es que detrás de la perfección buscada se encuentra la mayor imperfección de sus vidas.

lunes, 22 de agosto de 2011

Noche de Miedo 2

-¡Por favor, no me hagas daño!-gimió mientras se apretujaba contra la puerta sentada. Las lágrimas se convertían más dolorosas a medida que pasaban los segundos.
La persona que se había transformado en su verdugo la miraba con un falso sentimiento de lástima, disfrutaba de la situación; y lo que más le divertía era ver cómo su oponente se mostraba débil y se debatía entre lágrimas en lugar de actuar y plantarle cara. Pero no le sorprendía, toda la gente se comportaba de la misma manera.
Se agachó para observarla mejor, sus mejillas se habían vuelto sonrosadas a causa de la congestión producida por el llanto.
-Haré lo que quieras si no me tocas-negó con la cabeza a la vez que repetía las palabras sacadas de un discurso que había realizado unas horas antes por si no tenía recursos para continuar. La negación, producida por su subconsciente, delató que ella no tenía pensado en ningún momento cumplir su promesa.
-Supongo que eso debiste pensarlo hace unos días en lugar de ignorar mis advertencias. Ahora ya es tarde.
Volvió a negar con la cabeza asustada, diciendo “por favor” cada dos segundos. ¿Qué podía hacer ella contra una persona como ésa? ¿Luchar? Me temo que no. Solamente esperar el desagradable final que le esperaba. Sin embargo, ella no asimilaba que iba a ocurrir, no había llegado tan lejos para que las cosas acabasen así. En las historias que su abuela le leía cuando era pequeña los buenos siempre salían ganando y el malo perdía, desgraciadamente la realidad nunca fue así. No habría ningún príncipe que llegase con un zapato de cristal a colocárselo en su diminuto pie. Porque en la vida real, podían ganar tanto los buenos como los malos; una ruleta de la fortuna en la que te podía tocar de todo.
Por eso cuando unas frías manos la agarraron de sus tobillos gritó tan fuerte como pudo para que alguien la oyese y ganar la partida en el último momento.
-No te molestes en gritar-comentó-. Todo el mundo está rendido en un sueño profundo, lo único que conseguirás será quedarte afónica.
Deseó que fuese una mentira que le había contado, pero lo peor es que nunca mentía; lo que quería decir que hasta una persona que tuviese problemas para dormir esa noche lo haría como un lirón. Así que lo único que hizo fue reprimir las pocas lágrimas que le quedaban y aferrar sus uñas al suelo.

lunes, 15 de agosto de 2011

La Cruda Realidad

¿Qué es la cruda realidad? No, no te estoy hablando de una novela ni de la película protagonizada por Katherine Heighl. Te estoy hablando de la vida real.
Para mí "La Cruda Realidad" no es más que una mediadora, una que no te hace ver ni la vida de color rosa ni oscura. Pero una que sí convierte a la gente que te rodea -y créeme, no es para mejor-.

¿Recuerdas cuando eras pequeña e ibas a casa de Max? Era tan encantador, tú lo llamabas el "Mago de los Videojuegos" porque era buenísimo jugando a la videoconsola, era hijo de unos amigos de tus padres y te llevaban a su casa todos los viernes por la tarde. Cada vez que tú entrabas te hablaba de aquel videojuego al que tanto jugaba en la Play Station 2, que si había descubierto una trampilla por aquí, que si había matado al malo por allá... ¡Total! Tonterías suyas, pensabas; sin embargo disfrutabas cada uno de los segundos jugando con él. Tan rápido se pasaba el tiempo que los segundos eran inexistentes y los minutos eran simples segundos que se iban a la deriva. Deseabas quedarte cuanto más pudieses y cuando querías darte cuenta ya estabas de vuelta en casa. Te cabreabas porque él te ganaba constantemente -sin embargo en realidad te sorprendía su habilidad, aunque se escondían horas de práctica detrás-. Simplemente erais dos niños de diez años que se divertían fácilmente con una videoconsola.
El tiempo pasó y os hicisteis mayores. Tú seguiste con la misma rutina de siempre pero él ya no era el mismo. Cambió la videoconsola por la masturbación y los videojuegos por la pornografía. Sus conversaciones se componían de temas de sexo o relacionados con ello. Y tú pensabas ¿Qué fue de aquel niño tan enternecedor que solo sabía hablar de videojuegos? ¿Acaso he sido yo la que ha cambiado y ya no lo veo tan divertido? No obstante, sabías que no era así. Los segundos allí se convirtieron en minutos y éstos mismos en horas interminables y pesadas que nunca pasaban. Recordabas con suma tristeza la época en la ibais a Primaria y os reíais mientras apretabais los botones del mando de la PS2, aquella época que en su tiempo te pareció tan eterna se te había escapado de las manos tan rápidamente, hubieses dado cualquier cosa por revivir esos tiempos, pero no se puede volver atrás y tan solo te quedan los recuerdos de cuando ambos jugabais a Guitar Hero con la Wii.
Y, es que "La Cruda Realidad" se llevó a aquel dulce niño y os devolvió a un ogro con su mismo aspecto. Sin embargo, ese secuestro no fue algo que sucediese en una semana, para que tú le pudieses rebatir Este no es el Max que yo conozco. Las cosas sucedieron al cabo de meses, para que no te dieses cuenta de su cambio y su nuevo "yo" no te sorprendiese.
Por desgracia lo único que puedes hacer es mirar atrás y reírte de esos momentos.

Dedicado a aquellas personas que La Cruda Realidad transformó.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Noche de Miedo

Una joven se balanceaba sobre su cama. Estaba sentada y abrazaba con fuerza sus piernas. Estaba nerviosa, impaciente diría yo. Jugueteaba con mechones de su cabello, y aunque el reloj de pared marcaba que era casi la una de la madruga no daba la sensación de que fuese a conciliar el sueño, o ni siquiera intentarlo. Se levantó de la cama y miró a los alrededores fijándose en que nadie ni nada se estuviesen escondiendo en las sombras. Se encontraba de espaldas a la ventana que se posaba encima de la cama cuando este se abrió de golpe. Se asustó, la ventana solo se podía abrir desde dentro, y aparte de ella no había nadie más en la habitación. Había llegado el momento, pero ella aún no estaba preparada para ello. Así que, como una chica que desea salvar su vida a toda costa, se dirigió a la puerta de la habitación y agarró el pomo con todas sus fuerzas. No obstante, este al girar no abría la puerta. La puerta estaba cerrada, pero aparte de que esa puerta no tenía cerrojo no hacía apenas media hora que había regresado y esta abría perfectamente. Gimió asustada mientras intentaba salir de allí por todos los medios posibles. Tenía que haber una explicación para lo del pomo, pensaba. Pero cuando quiso darse cuenta que ni a la de tres podría hacer abrir la puerta la esfera negra con un extremo rectangular acabó en la palma de su mano, dejando un gran agujero en la tabla de madera colocada en posición vertical. Ahora sí que no había escapatoria. Antes de que pudiese asimilar todo lo que ocurría una mano le acarició el hombro derecho para después agarrarlo con fuerza y clavarle sus uñas en él. Con el corazón palpitándole con fuerza y los niveles de adrenalina por los aires, se giró y al observar a la figura que tanto le atemorizaba gritó hasta quedarse sin aliento.

lunes, 1 de agosto de 2011

Bloggeros. Trocitos de Mi

Hay quien dice que el miedo no es parte de mí, que energía y locura me abrazan...
http://trocitosdemi2.blogspot.com/

Este blog está administrado por Mireille Nolan. La cual sube al blog microrrelatos, y opiniones sobre películas que ha visto, música y libros que ha leído.

¿Quieres saber más de ella?

Mireille Nolan es una joven de 16 años que se dio a conocer en Tuenti gracias a su novela Enséñame a Olvidar y que ahora nos deleita con Historias de Amigos Que Se Besan. Le encanta escribir, leer, leer y leer, la música, tocar la guitarra y tararear canciones inentendibles, comer palomitas, el cine...

Aquí os dejo un microrrelayo suyo llamado "Carta para un cobarde con nombre de valiente"

Y así fue, justo como dijiste que pasaría...
Mientras a mis oídos llegan unas débiles notas de piano y un aguda voz, mis ojos no cesan de derramar lágrimas manchando este sucio papel que ni siquiera se porqué escribo, si sé de sobra que tú nunca llegarás a leer.
Fue como lo relataste, me avisaste y no te hice caso, ahora no hay nada, ni amor, ni gloria, nada. Nos creíamos héroes, dioses, creíamos que lo podíamos controlar, pero se nos fue de las manos. Creíamos controlar un mundo que solo existía en nuestras mentes, que no era real, pero creímos demasiado, imaginamos demasiado.
Arthur, ese era tu nombre, pero no te lo merecías, eras un cobarde con nombre de valiente y por esa valentía que te faltaba ya no estás aquí.
No te marchaste, te llevaron, la muerte te arrastró hacía ella y tú no te opusiste, por eso pienso que eres un cobarde, porque cuando las cosas se pusieron mal te fuiste y me dejaste sola, con miles de cosas por arreglar, por pagar, por sentir, por amar...


Si quieres saber más de ella la encontrarás en Tuenti con Mireille Nolan

miércoles, 27 de julio de 2011

La ventana

Ahora estoy mirando la ventana que hay al lado de mi cama. Aquella que utilizabas para tirarme piedras y que acabaste rompiendo una de las veces; porque reconozcámoslo, solo en la ficción las ventanas permanecen irrompibles incluso después de tirar un pedrusco con toda tus fuerzas. Así fue nuestro amor, que se rompió a pedacitos mientras ¡el pegamento sujetaba los pedazos con fuerza para mostrarse intacto. Cuando la ventana estaba cerrada, era la gruesa lámina de cristal que nos separaba, y cuando estaba abierta, el medio que nos permitía estar más cerca. Las gotas secas que hay ahora la lluvia de ayer, o ¿quién sabe? tal vez puede que sean mis lágrimas, me ayudan a recordar todas esas noches de tormenta de verano en las que ambos nos metíamos debajo de las sábanas para hacer algo más que escondernos de los truenos.
Y ahora que todo esto se ha acabado y no va a haber ningún diablo rojo otra vez colándose por mi ventana la escondo con cortinas para hacer como si nunca hubiese existido.

jueves, 21 de julio de 2011

Carta para necios

"Querido ignorante:"

¿Querido ignorante? Debería decir QUERIDO IMBÉCIL. Aquí está Lilly olvidada otra vez en un trozo de papel; sí, me llamo Lilly, no Luce ni Lola o, como muchas veces me llamas, ésa. Vengo para decirte que lo nuestro se ha terminado ¿estábamos juntos? no, pero para mí eras ya mi marido sin ni siquiera haber rozado mis labios con los tuyos.
Mi monótona vida se basaba en observarte desde mi pupitre mientras me dedicabas miradas apasionadas como a otras tantas u observar tus fotos en la red social. Supongo que no era capaz de ver detrás de esos hoyuelos tan graciosos esos dientes que necesitan un aparato con urgencia (en serio, URGENCIA) o esas ojeras que marcan tus terribles ojos oscuros, y digo yo ¡Qué tonta fui!
Tus palabras bonitas fueron suficiente para cautivarme, para sentirme la musa de tus sueños, mientras que tú me veías como la ZORRA de ellos.
Te entregué mi corazón cuando tu solo querías recibir la apertura en mi entrepierna, por lo que lo pisoteaste, esparciendo cualquier pedazo sólido que quedaba en el suelo; me sentía estafada, porque el amor de los tíos como es el mayor timo que se pueda ver. ¿SEXO = AMOR? No, gracias.
Veo que no has tardado en encontrar a otra, puesto que a la hora ya intentabas deshacerte de la ropa interior de Mindy (sí, como odio a ésa) a la vez que ella te besuqueaba el cuello.
Seguro que con el millón de chicas a las que te habrás tirado lo más seguro es que ya no te acuerdes de Lilly, de la buena de Lilly... y estés leyendo esto y digas "¿Quién es? ¿Posiblemente una de mis absurdas acosadoras?" Pues no, soy la chica que te va a dejar claro de qué estamos hechas las tías como yo. Que dentro de unos años, cuando se te caiga el pelo y tengas barriga a causa de tu excesivo consumo de alcohol, probablemente te lamenterás de haberme rechazado. Y ¿sabes qué te diré?
¡ZAS! ¡En toda la boca!
Con mucho odio,
La presidenta de tu club de haters.

martes, 19 de julio de 2011

Oscuros: El poder de las sombras [reseña]


Título original: Torment de la Saga "La Pluma del Ángel Caído".
Autor: Lauren Kate
Editorial: Montena (ellas)
PVP: 16,95 €
Páginas: 428
ISBN:9788484416883

Sinopsis:

"¿Cuántas vidas necesitas vivir antes de que encuentres a alguien por el que valga la pena morir? En la secuela de lo que pasó en el internado Espada & Cruz, Luce ha sido escondida por su condenado novio angelical, Daniel, en una escuela nueva llena de Nephilim*, la descendencia de los ángeles caídos y los humanos. Daniel promete que ella estará segura ahí, protegida de aquellos que la matarían. En la escuela Luce descubre lo que las Sombras que la han seguido toda su vida significan -y como manipularlas para ver sus otras vidas-. Mientras Luce aprende más de sí misma se da cuenta de que el pasado es su única llave para desbloquear su futuro... y que Daniel no le ha contado todo. ¿Y qué pasa si su versión del pasado no es en realidad la manera en que las cosas pasaron? ¿Qué pasa si Luce realmente estaba destinada estar con alguien más?"


Narrador:

El narrador está en tercera persona y combina los puntos de vista de diferentes personajes. Mientras en el prólogo y epílogo se ven las cosas desde el punto de vista de Daniel Grigori, los capítulos intermedios se ven desde el de Lucinda Price.

Autor: Kate nació y se crió en
Dallas, Texas, y asistió a la universidad de Atlanta, Georgia. Kate ha declarado que su experiencia en el "viejo sur" del área de Atlanta la inspiró para configurar la academia Fallen en la época de la Guerra Civil.

Lauren Kate es una escritora estadounidense de literatura juvenil de ficción. Entre sus libros están La traición de Natalie Hargrove y Fallen, que alcanzó el tercer puesto en la lista de libros más vendidos de New York Times, para el capítulo infantil (Children's Picture Books) el 8 de enero de 2010. A partir del miércoles 30 de enero de 2011, Fallen había pasado varias semanas en la lista.

Torment, la continuación de Fallen, fue lanzado el 28 de septiembre de 2010. Debutó por el primer puesto en la lista de los más vendidos de New York Times el 17 de octubre. La edición de bolsillo de Fallen debutó en el primero en la lista, también.
Opinión personal:

El libro está bien, más intrigante que la primera parte, Oscuros, pero como siempre nos acaba dejando con el resquemor al final del libro de saber lo que ocurre después. Por otra parte, no me agrada para nada el excesivo misterio que quiere dar la autora sobre las vidas pasadas de Luce y el porqué del interés de los Poscritos en ella. Prácticamente creo que nos ha descrito más los sentimientos de la protagonista por el comportamiento machista de su novio alado y sus nuevos compañeros que en revelarnos por qué las Anunciadoras le mostraban esas imágenes de ella treinta años atrás. Por lo demás un gran libro, os recomiendo que lo leáis si aún no lo habéis hecho. Estoy impaciente por leer el 3º.

viernes, 15 de julio de 2011

Presentación


Mi nombre es Esperanza y tengo 14 años aunque dentro de dos meses tendré 15.
Desde pequeñita ya escribía e inventaba historias, sin embargo la mayoría de ellas se acababan convirtiendo en cómics de estilo japonés en los cuales el final nunca llegaba a ver la luz.
Fue a los 13 años cuando pensé que a lo mejor Microsoft Word y yo no nos llevábamos tan mal como parecía y comencé a entablar una amistad con él contándole las historias que creaba en su papel virtual.
Un día, decidí crearme una cuenta blogger (junio 2010) y así poder compartir mis historias y microrrelatos con todos vosotros. Tuve varios blogs que fui borrando con el tiempo porque no me terminaban de convencer o simplemente porque no me gustaban.
El 13 de julio de 2011 decidí crearme este blog acuerdo con mi palabra y color favorito.

miércoles, 13 de julio de 2011

Atrapada en las cadenas que me apresan. Que me impiden reaccionar y me encierran en la celda del DOLOR.
Cuanto más indago en mis recuerdos más se cierran las cadenas y me ciñen las muñecas, produciéndome un dolor incalculable. Yo intento huir buscando la llave con forma de corazón que tú me arrebataste y despreciaste. me encar
celaste y me vigilas cada noche para que no escape. La esperanza por volver a amar es mi salvación, mi tortura por no estar junto a ti es mi perdición. Y todo esto lo rige mi corazón, que es el mayor conspirador contra mí que haya podido tener; el cual se ha aliado con él para hacerme sufrir. Me hacía sentir la reina del mundo cuando estaba cerca de él, aumentando mis pulsaciones por minuto y produciéndome un cálido cosquilleo en mi vientre; en cambio lejos de él pasaba un constante infierno, sin embargo me confortaba con poder volverlo a ver, producir un contacto entre cuerpo y cuerpo... pero ahora ¿qué me queda? Solo la frustración de ver cómo en un segundo me he sentenciado en la cadena perpetua de la tristeza.