Seguidores

domingo, 26 de enero de 2014

Entre las sombras



Este relato es ficción. Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.

Su nombre era Amanda Addison. Amy para los amigos. Doble A para él. Desde que era pequeña, le habían inculcado que los Lobos era la banda más peligrosa que se encontraba en el bosque. Tal vez fuera porque el linaje de los Addison se encargaban de intentar acabar con aquellos vándalos tras una enemistad de familias o porque realmente fueran peligrosos. 
Y creció, creció como un pájaro libre con cadenas al que le impedían volar. Como era normal, debía formar parte del grupo que cazaba a los Lobos. Y no sólo estaba su familia, sino muchas más del pueblo. 
Aunque al principio daba la sensación de que era bastante enclenque, pronto demostró todas sus aptitudes y se convirtió en la más temida por los Lobos. La capa con capucha roja era como su símbolo, muestra de que pronto la oscuridad del bosque haría desaparecer a uno de a ellos y a ella conseguir una victoria más. 
Entonces apareció él, un joven que afirmaba que los Lobos le habían arrebatado todo lo que su familia era. No pertenecía al grupo, y aunque ella le recomendó que lo hiciera, este se negó en rotundo. Poco a poco, ella no supo cómo, él la enamoró con su encanto. La atrajo de tal modo que un día le incitó que hicera algo loco. Que hiciera justicia. Que acabara con los Lobos de una vez por todas. Y, es que sabía perfectamente dónde estaba su morada y la forma idónea de tenderles una emboscada. 
Ella, loca de amor, le hizo caso. 
El plan era que pillara por sorpresa a los Lobos en la casa abandonada del campo que utilizaban como modesta residencia. Iría sola, dado que no había que levantar sospechas. Él avisaría a los demás para que la siguieran y así actuar como refuerzos. 
Fue por el camino que le había indicado. Casi sintió pena. No le hacía gracia, pero esa era la única forma de acabar con los Lobos. Creía haberla amado. Llegó a la casa. Pero la familia era lo primero. Todos estaban esperándola. Puede que algún día se arrepintiera. Estaba sola. Pero ahora no.
Nadie volvió a ver a Amanda Addison desde aquel día. Lágrimas y sollozos después, encontraron su capa roja en una cabaña supestamente abandonada. Hacía semanas que su novio había huido y faltarían unas cuantas para que se supieran que era un infiltrado de los Lobos que quería desestructurar el grupo por dentro. 
La gente comenzó a especular. Había algunos que afirmaban que Amanda ahora pertenecía a los Lobos y era la líder de ellos junto a él. Otros afirmaban que había conseguido huir en el último momento. Pero unos últimos se ponían en lo peor. 
Poco a poco, la gente fue modificando la historia a su antojo. El novio se convirtió en un animal que representaba a la antigua banda. Después, rejuvenecieron a Amanda y pasó a ser una niña. Hasta llegaron a crear a una abuelita inexistente y una cesta que Amy tenía que llevarle. 
Pero ya no era Amanda Addison. 
Ahora era Caperucita Roja. 

14 comentarios:

  1. Síiiiiii, yo conocía esa historia.
    Me la contaron los 3 cerditos en la casita de chocolate que mi amiga la bruja tenía en Oz.

    Jejeje, anda que te he liado yo también menuda, ¿eh?

    Un original relato sobre la vida y milagros de Caperucita.
    Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Original, especial y mágico.
    No existen más palabras para definir este gran relato.
    ¡SE MUY FELIZ! :):)
    PD: Ya tienes una seguidora más ;D

    ResponderEliminar
  3. Faltaba yo.... Lobezna, ja ja ja. Te ha quedado muy chulo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las precuelas bien hechas ,). Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta, este juego con el clásico para darle la vuelta a tu antoj y que reúna la atmósfera propia.
    Me ha gustado, sí
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho el texto, saludos.

    ResponderEliminar
  7. me encanta como lo escribiste!me gustó mucho la idea en si, tambien :)
    gracias por pasar por mi blog, te sigo!! :D

    ResponderEliminar
  8. Me encanta! Una idea muy original la de mezclar a la caperucita roja del cuento, con Amanda, la cual no comió tantas perdices ni fue tan feliz como la primera.

    Te sigo vale? Y gracias por pasarte por mi blog y dejar tu comentario, esas cosas alegran a cualquiera.

    Un abrazo, Anastasia *-*

    ResponderEliminar
  9. Si es que ya lo dice el dicho "Hazte fama y échate a dormir..." A saber qué pasó en realidad con Amanda. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  10. Qué original!! Me gusta, además de que está muy bien escrito, aunq me he quedado con ganas de más (se me ha quedado un poco corta ^^ )

    Lo que puede cegar el amor verdad'?? :)

    Bss

    Pd: pobre amanda :S

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! ^^
    ¡Qué pasada! ^^ ^^
    Hemos topado con tu blog y, con tu permiso, nos quedamos :)
    ¿Te pasas por el nuestro? ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  12. Wow es precioso, y la historia vista así tiene un toque increíble!
    Un beso, nos leemos :)
    La Mitad de tu Sonrisa
    ☮ + ⏃ + ∞ + Ϟ + ♥

    ResponderEliminar
  13. Holaa!!
    Me ha encantado el relato=)
    Besitooos!

    ResponderEliminar